ESCUELA DE ASESINOS

por JAIME GALARZA ZAVALA

“Esta denuncia me puede costar un tiro”. La dramática frase del Presidente RafaelCorrea, expresada en la sabatina del 26 de octubre, está lejos de ser un giro teatral. Es producto del pleno conocimiento de lo que es la Chevron-Texaco, ese descomunal nido de víboras que asoló el Oriente ecuatoriano  y que hoy mueve cielo y tierra para derrotar a nuestro país, cada vez más unido en torno de los pobladores amazónicos que le ganaron un histórico juicio, gracias al cual la todopoderosa multinacional debe indemnizarlos en la suma de 19 mil millones de dólares por todos los daños ambientales y sociales causados en las provincias de Sucumbíos y Orellana en 28 años de explotación irracional de nuestro petróleo. Una suma diminuta comparada con el lucro que nos fue arrancado.

¿Por qué la estremecedora frase del Presidente? Ese día él dio a conocer que la Chevron había pagado desde 2005 más de tres millones de dólares a la empresaSepriv, perteneciente al Ejército nacional, por prestación de servicios, que incluían informes semanales de inteligencia. El contrato fue suscrito bajo el gobierno de Lucio Gutiérrez el 13 de octubre de 2003. Más todavía: en el 2004 se firmó un convenio mediante el cual la Cuarta División del Ejército Amazonas, cedía territorio nacional dentro de sus campamentos para construir, con plata del Estado ecuatoriano, una vivienda para uso exclusivo de los ejecutivos de Chevron-Texaco. Una numerosa lista de altos oficiales está comprometida en estos actos ilegales y antipatrióticos, que cubren de lodo el uniforme del Ejército ecuatoriano. Esto es, en síntesis, lo que denuncia el Presidente, que ha puesto el caso en manos de la Contraloría, y que es tan grave que  –según sus expresiones- alguien podría pegarle un tiro. Ni se diga tratándose de los enormes intereses de Chevron-Texaco, esa especie de gobierno dentro del gobierno de Washington.
Por lo demás, esto actualiza la tenebrosa historia de las relaciones militares y policiales del Ecuador con Estados Unidos. Basta con apelar a un dato que nos proporciona el notable periodista norteamericano Tim Weiner (Premio Pulitzer),quien en su obra Legado de Cenizas (La Historia de la CIA), consigna que en los años 60  la CIA desarrolló programas de entrenamiento de 717.217 militares y policías de varios países, entre los que se destacaba el Ecuador. Entre los aprovechados alumnos figuraron los jefes de los escuadrones de la muerte de El Salvador y Honduras. El entrenamiento se efectuaba a través de la Escuela de las Américas, que funcionaba en Panamá, hasta que la expulsó el General Omar Torrijos, quien conocía perfectamente esta academia del espionaje y el terrorismo, pues él mismo cursó en ella.  Torrijos la calificó como” Escuela de Asesinos”.
Esto conviene recordarlo ahora porque fue justamente una cuadrilla integrada por  los máximos comandantes de las Fuerzas Armadas del Ecuador, formados en esa Escuela, quienes  en 1963 dieron el golpe de Estado que organizó la CIA y que luego entregó nuestra Amazonia a la compañía Texaco (ahora Chevron), siempre con la complicidad de la oligarquía y el aplauso bien pagado de los grandes medios privados.
Cierto que entre los militares y policías ecuatorianos hay numeroso personal sano, patriota, honesto, pero hay también nefastos residuos de aquellos tiempos de entreguismo y mercenarismo al servicio de las multinacionales y los centros mundiales del espionaje y el terrorismo manejados desde Washington. Centros que a través de sus agentes son los que han sembrado de cadáveres y antros de tortura Nuestra América, los que han fraguado golpes de Estado dondequiera, los que han ejecutado magnicidios como los  de Jaime Roldós y Torrijos, los que arman los 30-S, los que son capaces de pegarle un tiro en la cabeza a cualquier patriota  latinoamericano que levante la bandera de la Segunda Independencia..
E-mail: jaigal34@yahoo.es         Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.
Twitter: @lufecahe
Publicado por JAIME GALARZA ZAVALA en 21:57
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s