11 DE SEPTIEMBRE ¡ALFARO VIVE CARAJO!

“Sólo los cristales se rajan, los hombres mueren de pie y nosotros los revolucionarios seremos como el Che” Arturo Jarrín

Argentina Lindao, Marcelo Saravia, Hammet Vásconez, miembros de la Organización Política Revolucionaria “Alfaro Vive Carajo” fueron víctimas, el 11 de septiembre de 1986, de la dictadura que León Febres Cordero instaurara en los años 80 en territorio ecuatoriano a base de una violencia sistemática, formando fuerzas de élite como un departamento del Servicio de Investigación Criminal, conocido como SIC-10, y la Unidad de Investigaciones Especiales (UIES), cuya misión era neutralizar a “lxs guerrilleros” usando la tortura y el asesinato.

Como cómplices absolutos, Febres Cordero, contaba con el actual alcalde de Guayaquil: Jaime Nebot Saadi (socialcristiano), con las élites económicas y políticas del Ecuador, sobresaliendo la familia Isaías (actualmente prófugos de la justicia ecuatoriana) y a los medios de comunicación controlados por lxs pudientes.

La intención del Febrescorderato era eliminar a la organización que hacía frente a sus políticas neoliberales, decapitando a la  lxs alfaro. Fausto Basantes fue de lxs primeros compañerxs caídos en manos de este tirano. Tras su muerte, Hammet Vásconez asume el segundo mando de éstos, siendo reconocido por su labor como comandante en jefe del M-19. Tras su regreso al Ecuador, se prepara una misión de recuperación que sirviese para el financiamento de sus actividades, encontrando su muerte en ésta.

Alfaro Vive Carajo, contaba con una casa de seguridad ubicada en la urbanización Altamira, al noroccidente de Quito. Para entonces, “el pájaro” como era conocido Febres Cordero, había ofrecido cinco millones de sucres como recompensa a quien diera información sobre nuetsrxs camaradas. Es así como un vecino reporta la existencia de un núcleo alfaro en el sector y la policía realiza la ejecución extrajudicial de estxs tres luchadores en un operativo que contaba con más de 600 uniformados.

Los informes periciales de la policía y de la fuerza militar nunca encontraron puntos comunes y se contradecían entre sí, por lo que el asesinato de nuestrxs compañerxs no se esclareció hasta la constitución de la Comisión de la Verdad en la Revolución Ciudadana, buscando hacer justicia a nuestrxs caídos.

¡PODER POPULAR Ó NADA!

¡ALFARO VIVE CARAJO!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s