(Ecuador) Flexibilización laboral en tiempos cuánticos

El sistema capitalista tiene a la plusvalía como uno de los principales elementos de la acumulación excesiva de la riqueza en pocas manos.  La plusvalía es el trabajo no remunerado del obrero que es apropiado por el dueño de los medios de producción. Por lo tanto al capitalista el interesa que exista más trabajo por parte de los obreros y que se le cubra la menor cantidad de derechos laborales para de esta forma aumentar su riqueza.

Los medios de comunicación que responden a los intereses de los grandes burgueses, nos repiten diariamente que entre más próspero el capitalista, más bienestar habrá para los sectores populares.  Esta es una mentira más del sistema que puede ser fácilmente contrastada con lo que pasa en la mayoría de países del mundo. Mientras  grandes fortunas crecen aceleradamente  el pueblo pasa hambre y necesidades. No está en ningún momento en la conciencia de los dueños de los monopolios capitalista impulsar el desarrollo social y peor la distribución equitativa del mundo.

Actualmente ocho personas tienen más dinero que la mitad de la población del mundo. Esto no es sinónimo de éxito o esfuerzo de estos millonarios, sino es el resultado de la apropiación del trabajo de millones de obreros que no reciben remuneraciones justas conforme a su esfuerzo y el valor que generan en la producción.

Los empresarios ecuatorianos vienen solicitando desde hace algún tiempo medidas que les favorezcan en su afán de acumular mayor riqueza. Se han mostrado como los más acérrimos enemigos de una disciplina fiscal que posibilite que paguen más impuestos aquellos que más ganan.  Buscan evitar que se restrinja la salida de capitales a paraísos fiscales. Se manifiestan contrarios a la imposición de aranceles a la importación de bienes suntuosos. Es un empresariado en su mayoría que vive de las importaciones, de la especulación, de la explotación. Nuestro empresariado no tiene conciencia social y solo busca ganar más e invertir menos.

El gobierno actual fiel a su entrega a los grupos de poder oligárquicos, a la derecha empresarial, ha implementado muchas de las reformas solicitadas por las cámaras de comercio e industriales. Medidas que sin duda benefician a este sector pero perjudican enormemente a  la producción nacional, a la recaudación tributaria, y a la disminución de las grandes diferencias que aún persiste en la distribución de ingresos entre la población. La que más llama la atención es el Convenio firmado entre el Ministerio de Trabajo y la empresa transnacional “Mc Donalds” buscando incentivar, supuestamente, el empleo joven.

La flexibilización laboral se enmarca en éste propósito de la derecha ecuatoriana, buscan implementar contratación a plazo fijo y por horas, modalidades que violentan los derechos de los trabajadores, los excluyen de la seguridad social, del pago de horas extras y extraordinarias, de la estabilidad laboral y una remuneración justa.  Estas medidas no buscan generar empleo, buscan una mayor apropiación del trabajo de los obreros en beneficio del empresariado.

En estos tiempos cuánticos en donde la entrega a los intereses de la burguesía y del imperialismo le llaman democratización y avance es fundamental que la clase obrera luche por defender sus conquistas, denuncie a las dirigencias sindicales cómplices de este gobierno y se organice para impedir la aprobación de estas medidas que no benefician a la población.

Escrito por: Joaquín Espinoza

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s