Medios alternativos, aliados en tiempos fascistas

El sesgo comunicativo, direccionado desde las élites burguesas ecuatorianas, mediante las empresas de comunicación que están a su servicio; ha hecho posible que el victimario se convierta en víctima y el odio en el motor que prima en el cotidiano relacionamiento de las y los ecuatorianos. La “verdad” desprendida del interés por el raiting y la defensa de las verdades elitistas son los principios que pregonan los reporteros a los cuales apedrearon.

El blindaje mediático forma parte de la política de represión que encubre la violencia injustificada de la que es parte el pueblo ecuatoriano. Cientos de delegaciones de pueblos y nacionalidades indígenas que han arribado a Quito no han sido visibilizadas en las televisoras “renombradas”.

Lxs muertxs son invisibles, lxs heridxs no existen, lxs arrolladxs por los caballos no son importantes para los medios convencionales. Los medios comunitarios nos solidarizamos y lloramos a nuestrxs muertxs. Los medios comunitarios somos parte del pueblo masacrado. Nos reconocemos en la clase y en la unidad necesaria de visibilizar la arremetida FASCISTA, por parte de las fuerza del orden público, a lxs que se oponen al paquetazo neoliberal que perjudica directamente a la clase popular ecuatoriana. Emitiendo el decreto 883 mediante el cual se elimina el subsidio a los combustibles y precariza la condición de lxs trabajadorxs en el sector público y privado.

Los medios de comunicación alternativos asumimos el deber de comunicar lo que los medios tradicionales callan. Los bombardeos de los cuales fueron víctimas las personas acogidas en la Universidad Politécnica Salesiana, Pontificia Universidad Católica, Universidad Central del Ecuador y El Ágora de la Casa de la Cultura.

El compromiso de los medios alternativos es mostrar la contrahegemonía desde las calles. Luchando contra el poder burgués representado en la matriz de opinión marcada en cuidar la imagen del presidente Moreno y atacar al pueblo desarmado que continúa dejando la vida en la lucha.

La consigna para la clase movilizada es la derogación del decreto 883 y la renuncia de los ministrxs Romo y Jarrín, de Gobierno y Defensa, culpables de la brutal represión de la que somos víctimas, incluso, lxs que mostramos desde las cámaras y los micrófonos la OTRA realidad.

Frente al terrotismo mediático convencional, guerrilla comunicacional libre y alternativa!



Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s