La persecución política es evidente en Ecuador

NO EXISTE LA CONDUCTA TÍPICA, ANTIJURÍDICA Y CULPABLE DEL EC. RAFAEL CORREA DELGADO e Ing. JORGE GLAS ESPINEL, en calidad de AUTORES O CÓMPLICES, EN ESTE INJUSTO PROCESO PENAL DE COHECHO.

El tipo penal de COHECHO acusado por la señora Fiscal, no es el procedente, como refirió en su falsa acusación, no consta que me haya recibido beneficios económicos INDEBIDOS PARA HACER, OMITIR, AGILITAR, RETARDAR O CONDICIONAR CUESTIONES RELATIVAS A SUS FUNCIONES, por lo que no existe conducta típica, antijurídica y culpable, en calidad de autor o cómplice del Ec. RAFAEL CORREA DELGADO ni del Ing. JORGE GLAS ESPINEL.

Para el Dr. Alfonso Zambrano Pasquel, Autor: es la persona que ejecuta la conducta típica, y en este caso, no se ha demostrado en el proceso que el Ec. Rafael Correa Delga y el Ing. Jorge Glas Espinel, hayan sido.

Es conocido, que la doctrina exige dos requisitos básicos para determinar sí un sujeto es autor material o no de un delito, uno de ellos es el subjetivo y otro el objetivo. Así pues para que estemos en un caso de verdadera concurrencia es indispensable que se sumen los dos requisitos. En ciertas ocasiones podría haber sólo la intención que no se concreta en acto alguno, en otros casos podría haber actos realizados sin intención de contribuir a la producción del delito. En ninguna de estas dos situaciones habría responsabilidad penal, al faltar alguno de estos elementos.

Es así como los errores “in cogitando”, dentro de este proceso, llevaron a quienes administraron justicia a emitir una sentencia Ínter alia basada en el falso raciocinio, realizando una inadecuada aplicación de las realas de la experiencia, lógica y de la ciencias (elementos que conforman la sana crítica), puesto que, incluso en las ciencias exactas se admite esa posibilidad, como es el caso que nos compete, tanto la Fiscalía como la acusación particular, indujeron a errores al Tribunal Penal, pues no presentaron los elementos probatorios y conducentes que pudieran haber establecido la configuración del tipo penal de cohecho, tomando en cuenta que las escasas y limitadas pruebas aportadas no fueron debidamente actuadas. Y es así que, al no presentar procesalmente la verdad histórica de los hechos conforme a derecho, es decir los elementos probatorios y jurídicos, inobservaron los jueces del tribunal sentenciador, por la influencia política que tuvieron, dejando a un lado “la apreciación de la prueba “o sana crítica; precipitando su actuar en una equivocada resolución.

LA PERSECUCIÓN POLÍTICA CONTRA LA LÍNEA IDEOLÓGICA DEL EC. RAFAEL CORREA DELGADO ES TOTALMENTE EVIDENTE EN ECUADOR.

Es importante hacer conocer a la ciudadanía nacional e internacional, que en Ecuador que el procedimiento penal como herramienta, dentro de la intolerancia de las opiniones de opositores políticos, se ha convertido en una fórmula de castigo anticipado en nuestro país de Ecuador, es decir el procedimiento penal en Ecuador y en cualquier otros país democrático, se supone que debería estar articulado para la búsqueda de la verdad, por las vías jurídicas y en búsqueda de la justicia; pero en el Ecuador en estos últimos TRES AÑOS, en los casos de naturaleza política, estas finalidades son totalmente desvirtuadas y lo que se propone y se busca con los procedimientos penales, con esto de llevar a las personas a procesos, solo por hacer lo que la Constitución le permite hacer, que es quejarse, que es protestar, que es disentir y que es opinar contra el desgobierno del actual Presidente de la República de Lennín Moreno Garcés. Lo que se busca con esto es adelantarles contra la presunción de inocencia y sin haber sido condenados, las sanciones de manera tal que queda evidente y muy claro que lo que se busca con los procedimientos penales, que tienen motivaciones políticas, NO ES LA VERDAD Y SÓLO SE BUSCA DEMOSTRAR EL PODER DEL ESTADO CONTRA AQUELLOS QUE EL ESTADO QUIERE NEUTRALIZAR, COMO HA SIDO CONTRA EXCLUSIVAMENTE EN CONTRA DEL EC. RAFAEL CORREAL DELGADO Y SUS SEGUIDORES POLÍTICOS E IDEOLÓGICOS.

De donde se saca estas afirmaciones, por ejemplo en estos casos de naturaleza política, la excesiva privación de libertad contra Asambleísta, Prefecto y otros de tendencia política de línea correísta, pues, se supone que la privación de libertad, debe ser una medida absolutamente excepcional y que solo se justifica en casos muy puntuales, no debería ser la regla, sobre todo no debería ser la regla mientras una persona haya sido formalmente condenada por algún delito, es decir, una persona tiene derecho y debe ser tenido y tratada como inocente y a ser juzgada en libertad. Aquí en Ecuador este ingobernable Presidente Lennín Moreno Garcés, al captar todos los poderes del Estado, le ha permitido instaurar un sinnúmero de injustos procesos penales contra el Ec. Rafael Correa Delgado, consiguiendo emitírsele BOLETAS CONSTITUCIONALES DE PRIVACIÓN DE SU LIBERTAD Y ABERRANTEMENTE CONSIGUIÓ UNA SENTENCIA CONDENATORIA, neutralizándole de esta manera poder venir al Ecuador y tratando así también, evitar que PARTICIPE EN LAS PRÓXIMAS ELECCIONES DEL 2021, pues, ya mantiene PRESO INJUSTAMENTE AL ING. JORGE GLAS ESPINEL, Vicepresidente Constitucional del Ecuador, a quien lo sacó del medio de su CORRUPTO GOBIERNO, POR DENUNCIAR LAS FECHORÍAS DE LENNÍN MORENO GARCÉS. 

LAS SENTENCIAS CONDENATORIAS CONTRA EL ING. JORGE GLAS ESPINEL y EC. RAFAEL CORREA DELGADO, SON TOTALMENTE INMOTIVADAS E INJUSTAS, POR JUECES QUE EN SU MOMENTO OBEDECIERON Y OBEDECEN HASTA AHORA AL CORRUPTO Y CORRUPTOR PRESIDENTE LENNÍN MORENO GARCES.

En este aspecto, cabe citar el artículo “La Motivación, Condición Para La Validez Constitucional De La Sentencia Penal”; publicado en la página 4 del Boletín Institucional No. 31 de septiembre-octubre del 2017 de la Corte Nacional de Justicia, por el Dr. MIGUEL JURADO FABARA, PRESIDENTE DE LA SALA DE LO PENAL, PENAL MILITAR, PENAL POLICIAL Y TRÁNSITO DE LA CORTE NACIONAL DE JUSTICIA, quien menciona:

“…El tratadista Fernando de la Rúa, citando a Ernesto Gavier ha señalado que al motivar “se resguarda a los particulares y la colectividad contra las decisiones arbitrarias de los jueces, que no podrán así dejarse arrastrar por impresiones puramente subjetivas ni decidir fas causas a capricho, sino que están obligados a enunciar las pruebas que dan base a su juicio y a valorarlas racionalmente…”. Este Juez sin ninguna probidad Dr. MIGUEL JURADO FABARA, llamó a juicio al Ing. Jorge Glas Espinel, sin enunciar ninguna prueba lícita.

De la misma manera señala:

“…la motivación tendría un doble valor; ideológico y praxeológico. El primero que se vislumbra desde el momento en que se proporcionan los argumentos que sostienen la decisión y, el segundo que aparece en la praxis jurídica desde el instante en que el juez tiene que justificar, es decir, realizar una sentencia jurídicamente correcta…” (…).Dr. MIGUEL JURADO FABARA, Juez corrupto que pretendió tres millones de dólares para hacer justicia.

“…La exigencia de la motivación impone al juzgador entablar un nexo congruente entre las premisas que recogen los fundamentos de hecho y de derecho para concluir en un silogismo verdadero…”. Jueces que se prestaron y obedecen al actual Gobierno de Lennin Moreno, para dictar resoluciones sin NINGÚN FUNDAMENTO.

“…El grado valorativo imperante en la motivación resulta que solo a través del cumplimiento de esta garantía, tanto las partes procesales como la sociedad, aseguran que las resoluciones dictadas por los juzgadores no sean arbitrarias, sino justificadas y legítimas, por cuanto constituye un “derecho [de los sujetos procesales] a que sus razones sean consideradas con la atención debida.” (Corte Interamericana de Derechos Humanos; Sentencia del 30 de noviembre del 2017); lo que permite racionalizar el ejercicio del poder, y bajo tal paradigma deben estructurarse las resoluciones emanadas por las autoridades públicas…”. Jueces corruptos que dictan resoluciones INMOTIVADAS, por la presión política del actual Gobierno de Lennin Moreno, en contra de inocentes personas que han hecho Patria como el Ec. Rafael Correa Delgado y Jorge Glas Espinel, pues, jamás estos jueces del tribunal sentenciador, han determinado que las conductas del Ec. Rafel Correa Delgado y Jorge Glas, han reunido todos los elementos del tipo penal, al contrario sensu, únicamente tomaron en cuenta como prueba para establecer la “autoría” como el testimonio de José Concepciao Santos Filho, la declaración de una procesada, un préstamo LÍCITO de 6 mil dólares que fue pagado en su totalidad y un cuaderno sembrado, pruebas ilegales que fueron suficientes para establecer una responsabilidad.

LA FISCALÍA SE OLVIDÓ DEL DEBER IMPERATIVO QUE TIENE DE DIRIGIR EL PROCESO DE INVESTIGACIÓN.

Dentro de la audiencia debió promover todos los actos o diligencias tendientes a establecer que existió tal delito, ya que, dentro de las atribuciones del Fiscal, cuando ejercita la acción penal debe actuar con objetividad, lo que significa que no solo tenía que preocuparse por aceptar elementos de cargo, sino que también atender la correcta comprobación de los mismos y por ende prever las circunstancias de descargo del procesado, basados en el principio de presunción de inocencia. Quiere decir que era imperativo investigar lo desfavorable y lo favorable a los intereses del imputado y demás intervinientes en el proceso, siempre garantizado el respeto a los derechos fundamentales del investigado, actuando en base al principio de objetividad en cada actuación, y es así que no tomó en consideración pruebas existentes en el proceso, que fue  utilizado en parte y no en su conjunto para que el tribunal analice el caso, que por cierto ya estaban contaminados en la persecución política.

Tómese en cuenta, la ausencia de la relación de la imputación objetiva, pues no existió un vínculo entre un resultado y una acción desplegada, que pudieran haber cometido principalmente el Ec. Rafael Correa Delgado y el Ing. Jorge David Glas Espinel, ya que, no hay conductas ilícitas por parte de ellos y de muchos más de los injustamente sentenciados.

Para la configuración del delito, el Ec. Rafael Correa Delgado y el Ing. Jorge David Glas Espinel, debieron haber realizado una conducta prohibida, y del análisis del proceso no consta que lo hayan hecho.

Respecto de lo que tipifica y sancionado el Art. 280 del Código Orgánico Integral Penal, es claro que ni el Ec. Rafael Correa Delgado ni el Ing. Jorge Davis Glas Espinel, incurrieron en el cometimiento del delito que se les ha imputado equívocamente, POR LO QUE LA CONDUCTA SERÍA ATIPICA.

LO ATÍPICO se da cuando un hecho atribuido a un sujeto no puede ser objeto de sanción por no encajar dentro de una descripción o tipo penal, y este es precisamente el caso del Ec. Rafael Correa y Jorge Glas Espinel, pues existe la ausencia de tipo, que no es más que un supuesto en que el hecho imputable a un sujeto no encaja dentro de las normas descritas en la ley.

La Fiscal no pudo probar en ningún momento procesal la existencia del delito y aún peor la participación de nuestros líderes de la Revolución Ciudadana, en el inventado supuesto delito de cohecho y asociación ilícita, esta última para sacarlo de la Vicepresidencia a nuestro Vicepresidente Constitucional Ing. Jorge Glas Espinel, pues, la Fiscal General Diana Salazar, incapaz y mediocre; pero llena de odio racial y marcada oportunidad de llegar a ser Fiscal General, accedió a cumplir la persecución política de este actual gobierno corrupto y corruptor.

Las instancias de recursos de apelación y revisión, estarán aún sujetas de esperar, vuelva la conciencia y probidad de jueces de la Corte Nacional de Justicia, dejen de ser CONTAMINADOS POR EL VIRUS DE LA CORRUPCIÓN DE ACTUAL MALVADO GOBIERNO DE LENNIN MORENO GARCES y BRILLE LA VERDAD E IMPERE LA JUSTICIA.

Por suerte tanto los recursos de revisión, como los recursos de apelación, se enmarca en revisar las pruebas practicadas en la Audiencia de Juzgamiento en cuanto, a la constitucionalidad de las fuentes de prueba, a la observancia de los principios de oralidad, en la práctica de la prueba y a la verificación de que la prueba fue realizada por el juzgador, mediante la aplicación de las reglas determinadas en el Art. 76, numeral 4 de la Constitución de la República y de la sana critica.

“Art. 76.- En todo proceso en el que se determinen derechos y obligaciones de cualquier orden, se asegurará el derecho al debido proceso que incluirá las siguientes garantías básicas: … 4. Las pruebas obtenidas o actuadas con violación de la Constitución o la ley no tendrán validez alguna y carecerán de eficacia probatoria”.

Aquí y solo aquí se les caerá toda esta persecución política, que a pesar de ser muy visible, será también objeto al menos estos procesos penales, originados por la persecución política de este ingobernable corrupto y corruptor Lennín Moreno Garcés, que los jueces que conozcan estos recursos, analicen lo siguiente:

¿La duda siempre se resuelve a favor del justiciable?

¿la certeza llega el juez a través de los medios de prueba que han sido actuados lícitamente dentro del respectivo proceso penal?

¿La mera presunción no es suficiente para fundamentar primero que el delito haya existido jurídicamente, así también debe tener la certeza de que el procesado es culpable de tal delito?

¿La duda provoca la ratificación de la situación jurídica de inocencia del sujeto pasivo del sujeto penal?

¿Nuestra ley procesal penal de manera imperativa exige que el juez al dictar sentencia condenatoria tenga la certeza tanto de la existencia jurídica del delito como de la responsabilidad del acusado?

¿Lo que se debe probar, además de la existencia del delito, es la culpabilidad del justiciable no la inocencia de este?

¿Mientras la culpabilidad del procesado no coste dentro del proceso de manera absoluta sin dar lugar a duda alguna, el juez penal no debe condenar: si lo hace, comete un error judicial?

La PERSECUCIÓN POLÍTICA, PONE Y AMENAZA A LOS OPERADORES DE JUSTICIA Y ADMINISTRADORES DE JUSTICIA, como poner una Fiscal General y amenazar y poner jueces, que de ninguna manera, analizaron y observaron según las normas convencionales para la valoración de las pruebas, esto es la sana critica, llevándolos al error judicial, pues las sentencias que se recurrirán, resultarán objetivamente contradictorias con los hechos de las injustas causas, con el derecho y la equidad, desviando de esta manera la solución del resultado justo al que naturalmente debieron llegar los jueces, que lamentablemente obedecieron a esta fuerza de persecución política.

La esperanza nunca se pierde y los Jueces probos que conformen los Tribunales de Revisión y Apelación y/o casación, determinarán conforme a derecho la inexistencia de los delitos y ninguna responsabilidad, por la que nuestros líderes Ec. Rafael Correa Delgado e Ing. Jorge Glas Espinel, fueron injustamente condenados, y consecuentemente se ratifique su estado de inocencia.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s